El viaje

Decidimos a viajar en marzo de 2015, cuando todavía trabajabamos en el sector corporativo con empleos fijos, con un salario entrando al final del mes a nuestras cuentas bancarias y un montón de cuentas por pagar. Esa vida “estándar” que todo el mundo tiene nosotros también la teníamos. En un momento paramos para pensar que el tiempo estaba pasando y nosotros seguiamos ahi, en la linea de producción, cumpliendo una función para que alguien mejorara el lucro o la productividad de alguna empresa u organización, sin hacer nada significativo de nuestras vidas. Esa situación de comodidad y de sentir que nada cambiaría si nosotros mismos no cambiamos, se juntó con nuestras inmensas ganas de conocer el mundo, lo que nos llevó a pensar en este viaje.

Cuando comenzamos a proyectar nuestro viaje surgieron muchos modos posibles de hacerlo, pero terminamos eligiendo a la bicicleta por ser un medio de transporte que siempre nos mantendria con los pies sobre la tierra, conociendo bien de cerca las culturas y las personas locales. Además de eso la bicicleta es un medio barato de transporte, que te hace hacer actividad física y sobre todo no contamina el medio ambiente.

Ni bien le contamos a nuestros parientes y amigos más próximos de nuestra idea, muchas reacciones comenzaron a aparecer: Hubo gente que pensó que estábamos locos (suena lógico, no?), hubo quienes nos felicitaban con lágrimas en los ojos (como si en algún momento ellos también hubiesen tenido la misma idea) y muchas otras. También comenzaron a aparecer contactos de personas que podrían ayudar, aquel “amigo de un amigo que conoce a alguien que ya hizo alguna locura parecida” y así fue como comenzamos a ver la luz al final del túnel: el inicio del viaje.

Corría Julio de 2015 y ya con la decisión tomada comenzamos a prepararnos: compramos las bicicletas adecuadas para un viaje, aprendimos un poco de ciclo mecanica, visitamos ferias de ciclismo y también pensamos en el viaje. Ese pensar nos trajo varias preguntas, pero la principal fue: Que esperamos de este viaje? Después de conversar mucho con algunos ciclos viajantes creemos que el viaje nos proporcionará:

  • Autoconocimiento: Tanto tiempo viajando, en la soledad de las rutas y caminos, seguramente nos harán reflexionar mucho sobre nosotros mismos.
  • Conocimiento de otras culturas: Hacer nuestro mundo menor, volvernos menos ignorantes mientras conocemos personas de otras culturas.
  • Llevar nuestra sabiduría para otras partes: Somos jóvenes pero queremos compartir con otros nuestros conocimientos y aprendizajes.
  • Vivir la Colaboración y la Abundancia: Creemos que “hay suficiente para todos” y por eso tenemos la certeza de que solo conseguiremos hacer este viaje con la ayuda de otros. También queremos transmitir esa idea.

 


 

Sobre o Caio e o Lucho (Juntos)

Caio y Lucho se conocieron trabajando en la ONG TECHO Brasil en una reunión de trabajo típica allá por Octubre de 2013. Unos meses después Lucho intentaba “salir del armario” y en la búsqueda de su primer novio encontró a Caio en una aplicación de internet. Algunas semanas después, luego de intercambiar algunas palabras por Facebook tuvieron su primer encuentro en el Parque de Ibirapuera en Sao Paulo y un segundo (esta vez muy apasionado) en el Bar Athena de la Rua Augusta. Algunos meses después pasaron a vivir juntos en el departamento que Lucho vivía en la Rua Turiassu (Perdizes, Sao Paulo) y fue allí que comenzaron a pensar en el viaje. Durante el viaje que esta pasando en este exacto momento decidieron casarse, antes de salir a pedalear por Europa.

Punto por punto donde hemos parado desde Diciembre de 2015

Haga click en cada punto para mayor detalle y fotografías!

Punto por punto donde hemos parado desde Diciembre de 2015

Haga click en cada punto para mayor detalle y fotografías!